martes, 27 de enero de 2015

Marrakesh es vida

Buenos días!

Hoy en Mirando a Canada vamos a hablaros sobre otra tierra que descrubimos personalmente hace poco y que nos encantó, esta tierra no es otra que la inigualable Marruecos, en concreto uno de sus ciudades más caracteristicas y turisticas, Marrakech, o como realemente debe pronunciarse "Marrakesh".

Este país es sin duda apasionante, un giro brusco y descontrolado en la mente de un occidental que nunca haya salido o no al menos demasiadas veces de su zona de comfort.
Marrakesh no es la ciudad que no duerme, como puede ser Madrid o New York, pero si podría ser "la ciudad que duerme, pero poco", eso desde luego. Sus calles rebosan vida desde primeras horas de la mañana con sus vendedores de fruta, los puestos de zumos en el centro de la plaza, toda Jemaa Fna y sus alrededores repletos de turistas que van a intentar no comprar todo lo que se les propone (comprar es lo fácil en esa ciudad, lo no tan fácil es evitarlo), con los propios residentes comprando la comida parala cena o unos gramos de especias y sobretodo, como grupo mayoritario, la infinidad de vendedores que recorren sus calles y recovecos minuto tras minuto en busca de alguien con quien regatear. Para mí, el deporte rey de aquella preciosa ciudad, por encima de fútbol, F1, o cualquier otro.. El regateo es brutal, todo un arte. Una guerra. Y como en todas las guerras: 1. No siempre se gana. 2. Una retirada a tiempo es una victoria. 3. Nunca hay vencedores, solo vencidos.
Pero aun asi os animo a probar, a luchar, a iros de las tiendas, a volver.. porque esa es una de las grandes esencias de esa preciosa, o al menos diferente, ciudad.

Otra cosa que demuestra la cultura y tambien la necesidad de ese pueblo es que todo, absolutamente todo, es aprovechable. Y en la mayoria de los casos esa utilidad es la de sacar algo de dinero con lo que poder sobrevivir, ya que no siempre se puede vivir.
Si tienes una báscula sacalá a la calle, alguien querrá pesarse y podrás sacarte unos Dirhams. Si tienes un mono, muestralo, alguien querrá una foto y podrás ganarte unas monedas. Si conoces la ciudad bien, pasea, siempre habrá un turista despistado al que poder ofrecer tus servicios, a cambio, por supuesto, de algún souvenir recien sacado de su propio monedero.

El tráfico demuestra como es la ciudad, loca, veloz, te arrastra, te lleva, te trae.. Es vivo. Esuna ciudad viva. Es vida. Es Marrakesh.

Un saludo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario